Posteado por: Jose Donosti | 15 diciembre, 2010

¡qué pasada!

Dicen que el “arte” torero (no hablamos de matar sin sentido a animales claro) se trata de marear al toro hasta que cae rendido y “zas” el torero (tío vestido con ropa ultra pegada para marcar bien) le da la estocada final. Todo el “chico” rodeo de “Giochi Preziosi” es lo que da sentido al proceso. Un torero podría entrar a la plaza, coger “la espada” e ir a por el toro de primeras.  O ya puestos podría disparar flechas desde la barrera […] pero entonces no tendría gracia. La gente no pagaría por ver esto, ni se manifestaría para reivindicar la enjundia del arte “patrio”, ni canal + nos daría la chapa con los toros en 3D (¡!)

Sirva esta entrada para dar respuesta a un lector muy crítico cuyo comentario al artículo del orgasmo de la vecina fue: “He leído tu artículo, está bien. Pero qué de vueltas das para decir que te has despertado oyendo a la vecina follar, ¿no?”.  y es que precisamente de eso se trata, de madurar la idea, de comenzar por el final y retroceder perdiéndose en los pequeños detalles que dan vida a la historia. Comienzas por el A1 y acabas por el Z29 tocando todos los puntos del campo como hace el Barça -y más que nunca ahora-.

En realidad sólo quería hablar de las ricas expresiones que el lenguaje posee. Line ya hace mucho había aprendido la expresión “que pesado”. Me la dice continuamente :). Pero hoy ha aprendido una nueva: “qué pasada!” cuando la he pronunciado sin más al hilo de la conversación, ella ha querido llevar las palabras escuchadas al terreno conocido y claro, la expresión que le venía a la mente era “qué pesado”; pero no… esta vez casi significaba lo contrario. “¿Qué pasada algo o alguien también?” en ese momento le he dicho que se dice mucho la expresión sin “apellido” y que es más frecuente con “algo”; pero lo cierto es que también sirve para “alguien”  porque tú eres una pasada de chica 🙂

Anuncios

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: