Posteado por: Jose Donosti | 28 julio, 2008

Trayectos en bus

Hace tiempo que vengo aprendido y sé que en verano los cambios de temperatura producidos por obra y efecto de los aires acondicionados son muy traicioneros.

Aun así, y por mucha cautela este pasado fin de semana me tocó reposo con la garganta más “pa´ allí que pa´ acá”. El hecho es que el viaje de ida y vuelta me lo hice en bus. La ida me tocó con una chica 10, guapa y simpática que aunque tenía novio podía mantener una conversación fluida (todo un acontecimiento).

La vuelta fue el acabose, no para bien sino para todo lo contrario. Se preveía caravana y la hubo incluso 15 minutos más sobre la hora que yo estimaba. Así que más de 6 horas en un bus con aire acondicionado […] Me tocó en un bus de penúltima generación. Sí de esos que no tienen la clavija para que conectes tus auriculares y puedas escuchar, si lo deseas la película o el hilo musical. Así que todo el bus iba viendo la película.

En la segunda mitad de trayecto después de hacer la parada para que el busero se fumara sus 14 cigarrillos, uno tras otro como si el anterior estorbara, llegó lo que me tocó la moral.

Había 2 cabezones en los dos asientos que precedían al mió. Ellos estaban colocados en el lugar del pasillo y entonces uno estaba orientado hacia las 9 y otro hacia las 3 para poder ver la peli. Pero claro su cabeza era tan grande que el chico que compartía asiento tenía serias dificultades para seguir el filme.

¿Qué hizo este compañero de asiento? pues joderme, invadir ese espacio que todos tenemos como distancia intima para cada persona (dependiendo el grado de cercanía) y colocó su cabeza entre el hueco de los dos asientos para poder ver la pelí. Joder tenía su geto demasiado cerca […] al principio me fui lo más que pude hacia la ventana, pero no podía más. No era suficiente. Yo hacía amagos de incorporarme como si buscando algo para ver ¿qué sucedía en su sito? me preguntaba si su asiento era más pequeño o si era más gordo de lo que parecía […] hasta que me fijé en la jugada…

Joder… todas las putas 2h de Master & Commander con el chaval de la peca como comiéndome la oreja. La escena no tenía desperdició puesto que mi respuesta fue colocarme la gorra que llevaba tapándome toda la visión lateral derecha para poder descansar sin ver el rostro de este pesado […] Cosas que pasan.

Luego en el metro camino de casa me topé con un asiático muy práctico. Llevaba un cortaúñas de llavero y allí delante d todos se puso a cuidarse las garras. jaja joder q valentía 😀

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: